Al menos 50 personas han muerto y cerca de 300 han resultado heridas en las seis explosiones ocurridas este domingo en tres iglesias y tres hoteles de Sri Lanka, según el último balance ofrecido por las autoridades.

Las detonaciones ocurrieron en un periodo de media hora desde las 8,45 horas; la primera de las cuales ocurrió en la iglesia de San Antonio, en la capital del país, Colombo. Las otras dos iglesias alcanzadas se encontraban en Negombo -a 30 kilómetros de la capital-, y en Batticaloa, a 250 kilómetros al este de la misma ciudad.

Los tres hoteles afectados son el Cinnamon Grand, el Kingsbury y el Shangri-La, todos ellos en la capital, Colombo, y todos de categoría cinco estrellas.

El portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara, ha asegurado que hay múltiples heridos que han sido trasladados de urgencia a varios hospitales. Las autoridades han indicado que los heridos llegan a 300 y hay más de 50 fallecidos. 

Imágenes difundidas por los medios locales muestran la magnitud de la explosión en al menos una de las iglesias, con el techo del templo semidestruido, escombros y cuerpos esparcidos mientras la gente trata de socorrerlos.

Ataque contra los cristianos

Los fieles celebran hoy el Domingo de Resurrección, el día más importante dentro de los ritos de la Semana Santa.

Los ataques contra minorías religiosas en la isla se han venido repitiendo en el pasado, los últimos de relevancia en 2018, cuando el Gobierno tuvo que declarar el estado de emergencia después de se produjeran enfrentamientos entre musulmanes y cingaleses budistas con dos muertos y decenas de detenidos.

En Sri Lanka la población cristiana representa el 7%, mientras que los budistas son cerca del 70%, los hinduistas son el 15 % y los musulmanes el 11 %.



Source link