El Índice de Precios al Consumo de EEUU se ha situado en el 1,8% en el mes de mayo, una décima por debajo de lo esperado por los expertos y dos décimas inferior al dato de abril, que se situó en el 2%. Con la inflación perdiendo fuerza y el mercado laboral mostrando ciertos signos de agotamiento, la Fed podría recortar los tipos de interés a una de los dos próximas reuniones que tendrán lugar en junio y julio.

El IPC subyacente, que no pondera alimentos ni energía, también ha caído hasta el 2% frente al 2,1% que habían vaticinado los expertos. 

Este dato coincide con el freno en la creación de empleo en la mayor potencia económica del mundo. Estados Unidos generó 75.000 puestos de trabajo el pasado mes de mayo, por debajo de lo previsto, lo que muestra que la desaceleración económica global y la guerra comercial comienzan a hacer mella en la actividad económica del país.

El recorte de tipos de la Fed podría ser inminente, antes incluso de que acaba el verano como se esperaba hace unas semanas. Las posibilidades que otorga el mercado a una rebaja del precio del dinero en julio ya superan el 75%, impulsadas por las malas noticias. Los últimos datos económicos han sido un tanto decepcionantes



Source link