Tras el rebote que vivieron ayer a última hora impulsadas por el guiño de Estados Unidos a China, las bolsas de Europa hoy se muestran débiles. Los fuertes ascensos con los que cerró ayer Wall Street tampoco son suficientes para animar hoy a los parqués del Viejo Continente, donde el temor a una recesión en Alemania (y en toda la Eurozona) ha vuelto a coger forma este miércoles. El Ibex 35 ha sido el único en comenzar la sesión con ligeras caídas, pero poco a poco se han sumado al rojo el resto del plazas de Europa. El índice español se aleja del nivel de los 8.700 puntos y, según análisis técnico, aún puede descender hasta un 4,5% más en el corto plazo.

El optimismo por los avances en las negociaciones entre Estados Unidos y China se ha ido con la misma rapidez con la que apareció ayer en los mercados mundiales. Este martes se conoció que el gobierno norteamericano, presidido por Donald Trump, había decidido reducir el número de productos chinos a los que aplicará aranceles al tiempo que retrasaba la entrada en vigor de estos al 15 de diciembre. Una información que hizo que las bolsas de Europa se giraran al alza y, más tarde, impulsó claramente al mercado bursátil estadounidense.

Unas alzas que, aunque con menos fuerza, también se han extendido a las plazas asiáticas. Excepto al índice Hang Seng de Hong Kong, que se sigue viendo afectado por la alta tensión que se vive en la ciudad por las masivas protestas de los últimos días y semanas.

Sin embargo, los principales índices de Europa no logran hoy sumar más ganancias, e igualmente los futuros norteamericanos anticipan ventas en Wall Street esta jornada. Los malos datos macro que se han conocido a primera hora son la principal causa.

¿Habrá recesión en Alemania?

Así, el miedo a que Alemania, la principal economía de la Eurozona, entre en recesión ha vuelto a coger fuerza este miércoles. El país logró esquivar este escenario ‘por los pelos’ a finales de 2018, pero la caída del 0,1% de su producto interior bruto (PIB) en el segundo trimestre ha traído consigo de nuevo los malos augurios.

El principal motivo de la desaceleración de la economía alemana es precisamente el impacto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, según ha indicado el organismo oficial estadístico del país (Destatis).

Pero esta no es la única ‘mala señal’ conocida hoy: la producción industrial de gigante asiático creció en julio a su menor ritmo en más de 17 años.

Este miércoles también se conocerá el PIB trimestral y la producción industrial de la Eurozona. Asimismo, el índice de precios al consumidor (IPC) de Francia cayó un 0,2% el mes pasado. Y esta misma referencia se publicará más tarde en Reino Unido.

El guiño de Trump a China no cambia que el rebote de la bolsa es vulnerable

El regreso del ‘kirchnerismo’ hace temer una vuelta a la intervención en Argentina



Source link