La bolsa española arrancó 2019 con el mayor potencial alcista de los últimos siete años, un 22%, pero su recorrido era el más reducido entre los principales índices mundiales. Tras los mínimos anuales que marcaron las bolsas en diciembre, el Nasdaq y el Footsie italiano tenían margen para avanzar en los siguientes meses un 30%, mientras que el S&P 500, el EuroStoxx 50 y el Dax contaban con un 27% hasta alcanzar la valoración que le otorgaba el consenso de mercado que recoge Bloomberg con fecha a 1 de enero.

Ajeno a las disputas comerciales y favorecido por el viento a favor que soplaba desde Brasil, el Ibex sacaba pecho ante Europa, firmando su mejor enero desde 2011. Pero a medida que se iba dilatando en el calendario la subida de tipos en la zona euro -ya no se espera, al menos, hasta 2020- con el golpe que esto supone para la banca y la incertidumbre política desde febrero por el adelanto electoral, España veía cómo se quedaba rezagada respecto a los índices de la región. En concreto, desde que empezó el ejercicio nuestro selectivo mantiene abierta una brecha de 6 puntos porcentuales frente a Europa, un retraso que le ha devuelto el mayor potencial del continente, junto al Ftse Mib.

En el año, el Ibex se anota un 8% y es, junto al británico -lastrado por el punto y aparte en el que se encuentra el Brexit- el único que sube menos de un 10% en el año. Unas ganancias que saben a poco, si se las compara con el 16% que se revaloriza el Footsie Mib, el 15% del Dax o el 14,5% del Cac.

Por otra parte, también es el único índice al que los analistas han recortado su previsión de ganancias un 3% para 2021.

Cara y cruz de las subidas

Por análisis fundamental, el selectivo patrio tiene actualmente su precio objetivo en los 10.302 puntos, lo que le otorga un recorrido del 12%, el mayor del Viejo Continente junto al índice italiano. La bolsa transalpina tiene su meta en los 23.679 enteros pese a que se anota cerca del doble que el Ibex y es la plaza más alcista de Europa en 2019. En el caso del Cac y el Dax, el margen para avanzar es de un 10,6% en cada caso, el mismo que tienen los índices de Wall Street.

Los tres factores que han propiciado el rebote del Footsie Mib son, en opinión de Felipe López Gálvez, de Self Bank, la política, el perfil exportador de sus empresas y los buenos resultados trimestrales. «La mayor calma que se respira desde el plano político no solo hace mejorar el sentimiento inversor sino que ha provocado una fuerte subida de precio de la deuda pública italiana. Los balances de la banca italiana están repletos de bonos del país, que se han revalorizado de precio en los últimos meses», explica.

Además, «sus empresas industriales y de consumo han visto mejorar sus perspectivas de beneficio a medida que China y EEUU avanzaban en sus negociaciones. Esta circunstancia hace que ahora que se ha reavivado la guerra comercial sea este perfil de compañías el que más sufra en bolsa», añade.

Banca, BCE y elecciones

En opinión de los expertos, en el caso del Ibex ha sido el peso bancario el que ha justificado la baja valoración del selectivo y su peor comportamiento. «El sector se ha visto muy penalizado por la baja rentabilidad en un entorno de bajos tipos de interés y con pocas expectativas de subidas a corto plazo, además los resultados mostrados por el sector no han sido todo lo bueno que gustaría al mercado», apunta Sergio Ávila, analista de IG.

Para López Gálvez, «un simple gesto del BCE enfocado a una política monetaria menos laxa sería recogido con fuertes subidas por el sector. Aunque una subida de tipos se antoja imposible en estos momentos, un guiño de Draghi a la banca (ya sea vía subida de la tasa de depósito o un TLTRO ambicioso) sería una gran noticia para el Ibex».

Pero el tono más acomodaticio en política monetaria desde marzo no ha sido el único factor que justifica el castigo. «Aunque las elecciones no han generado demasiadas tensiones en la bolsa española, el mercado agradecería que Unidas Podemos no tuviera un papel relevante en el futuro Gobierno», añade.

Si bien es cierto que el mercado no espera grandes novedades en las negociaciones para formar el futuro Ejecutivo hasta después del 26 de mayo, Ávila recuerda que «el PSOE lleva en su programa gravar las transacciones financieras y establecer un tipo mínimo impositivo de sociedades para los bancos superior al de otros sectores». Tampoco está descartado que pueda pactar con la formación morada, a favor de introducir el «impuesto de solidaridad», que afectará de forma negativa a los resultados de los bancos, así como la aplicación de la tasa Tobin a la compra de acciones de grandes empresas españolas.

Firmas con mucho margen

Tres cuartas partes del índice español aún cuentan con margen para seguir avanzando en el parqué de cara a los próximos meses. En concreto, 19 compañías pueden anotarse ganancias de doble dígito a tenor del precio objetivo que le brindan los analistas. Los mayores potenciales, superiores a un 30%, los tienen los valores más castigados en lo que va de ejercicio, como es el caso de Ence, la firmas más bajista con una caída del 23,3%, ArcelorMittal, que pierde un 2,2, Meliá e IAG. Les siguen Repsol, Telefónica -en mínimos anuales- Acerinox y la banca -a excepción de Bankinter y Bankia-, que cuentan con margen para anotarse un 20%. En el otro lado, 8 valores han agotado su potencial y cotizan sobrevaloradas a ojos de los expertos, como es el caso de Naturgy, Acciona, Enagás Red Eléctrica, Mediaset, Aena, Siemens Gamesa y Cellnex, en máximos anuales tras presentar sus cuentas el martes y anunciar adquisiciones en Europa para implantar el 5G.

El bono español cae por debajo del 1% y se sitúa en mínimos de 2016



Source link