IAG, la dueña de Iberia, transportó unos 18,32 millones de pasajeros hasta marzo en el Viejo Continente, un 5,8% más, y el grupo Ryanair creció un 10,4%. Pese a que este año la Semana Santa ha caído en abril, los datos registrados reflejan que cada vez se vuela más pese a las incertidumbres. Una alegría en la demanda que no se está reflejando en las cuentas de las compañías aéreas, donde los márgenes se ven cada vez más presionados y las quiebras se aceleran. No en vano, desde octubre de 2018 han quebrado al menos seis aerolíneas -Flybmi, Wow Air, Germania, Cobalt, Primera Air y VLM-.

Y es que, la elevada capacidad que hay en el mercado unida al alza del crudo está lastrando los resultados de las compañías aéreas, sobre todo las de bajo coste, que están inmersas en una guerra de precios para llenar sus aviones. Por ejemplo, easyJet adelantó en abril que esperar cerrar su primer semestre (octubre-marzo) con unas pérdidas antes de impuestos de 275 millones de libras (321 millones de euros), a pesar de que sus ingresos han crecido un 7,3%. Un incremento que no ha conseguido compensar la subida de costes del 18,8% por el alza de la capacidad, el fuerte aumento del precio del combustible y un «leve» incremento del coste por asiento excluyendo el efecto del crudo. Así, mientras el ingreso unitario ha caído un 7,4% por la fuerte competencia, los gastos han subido el 1,4%. De cara a la segunda mitad del año, easyJet alerta de un debilitamiento en la demanda por «la incertidumbre macroeconómica y las dudas en torno al Brexit» aunque espera una cierta recuperación de los ingresos.

Grandes grupos como Lufthansa o Air France-KLM también han publicado unos resultados muy débiles en el primer trimestre, mientras que la demanda no ha dejado de crecer por los atractivos precios. La aerolínea alemana ha perdido 342 millones en los tres primeros meses del año, ocho veces más. Tras este resultado se encuentra la entrada en números rojos de la aerolínea de bandera y los malos resultados de su filial de bajo coste, Eurowings, que tuvo un ebit -resultado operativo- negativo de 256 millones. La compañía ha visto cómo su tráfico de pasajeros subía un 3% mientras los ingresos apenas han mejorado un 2% y los gastos han crecido un 5,6%. «Las sobrecapacidades, especialmente en rutas europeas, deprimieron sustancialmente nuestras ganancias», dice Ulrik Svensson, director financiero de Lufthansa, que no duda en señalar los problemas de Eurowings. «Sus ingresos unitarios cayeron un 8,5%, debido a las altas presiones de los precios». Aún así, el grupo espera que el segundo trimestre mejore.

Disparan pérdidas

Un diagnóstico con el que coincide Air France-KLM, que ha disparado sus pérdidas trimestrales a los 322 millones. Tras el deterioro se encuentra un aumento de los costes operativos del 13,2% y una moderación en la facturación, que apenas ha mejorado un 3,1%. Y es que el ingreso unitario se ha reducido un 1,4%, mientras los costes unitarios han subido el 1,2%. Las pérdidas han afectado a las dos grandes aerolíneas, pero el deterioro se ha dejado notar especialmente en Transavia, su firma de bajo coste, que ha registrado un resultado operativo de -71 millones después de que los ingresos por asiento se redujeran un 3,5% para transportar un 7,4% más de pasajeros. «El primer trimestre ha sido un reto, ya que el crecimiento de la capacidad en invierno presionó a la baja los ingresos unitarios», asegura Benjamin Smith, consejero delegado de Air France-KLM.

Ryanair no ha presentado los resultados de su último trimestre del año -su ejercicio fiscal termina en marzo- pero fue la primera en dar la voz de alarma. La low cost registró en el último trimestre del año unas pérdidas de 19,6 millones frente a los beneficios de 105 millones de un año antes. Los datos reflejan un descenso de la tarifa media del 6% mientras que los costes se han disparado un 20% por el crudo y los nuevos acuerdos laborales. Así, el tráfico subió un 8% y los ingresos por la venta de billetes un 1%. El ambiente de bajos precios llevó a la firma a rebajar su previsión de beneficio el 16%.

Descárguese la última revista de Transporte y Movilidad



Source link