El presidente de la patronal azulejera Ascer, Vicente Nomdedeu, pidió ayer al Gobierno que cuide a la industria y tenga mucho cuidado con las decisiones que toma.

Nomdedeu mostró su apoyo al presidente de Repsol, Antonio Brufau, cuando pidió cautela en el proceso de transición energética. «Estoy muy de acuerdo con ese señor, si se aprieta el botón rojo y lo queremos hacer todo rápido estaremos todos muertos. Hay que apretar el botón verde. Todos queremos eso pero lo importante no es la meta es el camino. El recorrido es muy importante pero no hay que correr» indicó.

El presidente de Ascer reconoció que el sector tiene que cambiar su proceso productivo y que el gas va a desaparecer pero por el momento no hay almacenamiento de energía y energía solar no sirve para el proceso de cocción de los azulejos.

De las 28 cogeneraciones que hay en estos momentos en el sector, el 50% se podrían ver forzadas a cerrar en 2020

Por ese motivo, Ascer pidió al Ministerio de Industria la aprobación de un Estatuto para los consumidores intensivos de gas, al igual que el que se está preparando para la electricidad. Según explicó el presidente de la patronal, el sector destinó 364 millones de euros al pago del gas y 100 millones a la electricidad, lo que está provocando una pérdida de competitividad en un sector que es el tercer exportador del país.

Según indicó Nomdedeu, de las 28 cogeneraciones que hay en estos momentos en el sector, el 50% se podrían ver forzadas a cerrar en 2020, lo que supondría un incremento de los costes de 50 millones por eso considera que «España necesita un plan industrial serio. Un plan, no un cuento, que dé una visión y misión de lo que hay que hacer»

«La industria da calidad de vida, imagen de marca y seguridad en el empleo» indicó y no se mordió la lengua para asegurar que «si se suben los impuestos es otro castigo a la competitividad de las empresas».

El presidente de la patronal ha mostrado su preocupación por el efecto que pueden tener la desaceleración económica mundial o las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos.

Uno de los países donde la industria se ha visto perjudicada es el mercado argelino, donde se han impuesto aranceles del 60%, lo que se ha traducido en un descenso del 83% en las exportaciones a este país.

En el mercado español, la industria cerámica mantiene los ritmos de crecimiento del año pasado con un crecimiento del 7% en lo que va de año.

La producción se recortó un 6% hasta abril, pero la facturación creció gracias a la liquidación de existencias.

Crecen los ingresos

La industria del azulejo cerró 2018 con 3.597 millones de euros de ingresos, lo que supuso un crecimiento del 2,9% respecto al año anterior. Este crecimiento, no obstante, fue menor que en años anteriores y estuvo lastrado por las medidas proteccionistas tomadas en varios países y la ralentización de la economía mundial con un descenso de las exportaciones a partir de junio.

Sin embargo, el crecimiento se mantuvo sostenido por el fuerte aumento de los ingresos en España (7,5%) hasta alcanzar 870 millones de euros.

Asimismo, se produjo una reducción del empleo directo en el 1,3% hasta los 15.300 trabajadores y aunque se han producido varios Erte este año, esperan que el próximo mes de mayo el sector se encuentre a plena producción.

Plan para una transición energética exitosa



Source link