Boeing no avisó a Southwest Airlines y otras aerolíneas cuando comenzaron a usar aviones 737 MAX de que había desactivado un mecanismo de seguridad -presente en modelos más antiguos- que avisaba a los pilotos sobre averías de los sensores, según fuentes del Gobierno estadounidense y de la industria.

Los inspectores de seguridad de la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés) y los supervisores responsables de monitorizar Southwest, el mayor cliente de aviones 737 MAX, también desconocían el cambio, añadieron las fuentes, según informa Efe DowJones, que cita al Wall Street Journal.

Las alertas informan a los pilotos si un sensor está transmitiendo datos diferentes sobre la inclinación del morro de un avión. Los investigadores han relacionado estos datos erróneos con los accidentes de Ethiopian Airlines del pasado mes de marzo y de Lion Air, ocurrido el año pasado, en los que ambos aviones carecían del sistema de alerta.

En el 737 MAX, Boeing hizo que esas alertas fueran opcionales u sólo funcionaran si la aerolínea compraba un paquete de medidas de seguridad adicionales.

La dirección de Southwest y sus tripulaciones no fueron conscientes de que faltaba el sistema de alerta hasta más de un año después de que los aviones empezasen a operar en 2017, señalaron las fuentes.

Asimismo, la mayoría de aerolíneas se enteraron de ello después de que el accidente de Lion Air en octubre provocara un mayor análisis del diseño revisado del avión.

«Los propios manuales de Southwest estaban equivocados» sobre la disponibilidad de las alertas, dijo el presidente del sindicato de pilotos de Southwest, Jon Weaks. Como Boeing no había comunicado la modificación a la aerolínea, los manuales reflejaban información incorrecta, explicó.

Después del accidente de Lion Air, Southwest pidió al fabricante de aviones que activara las alertas en sus modelos MAX. La FAA suspendió las operaciones de los 737 MAX el 13 de marzo, tres días después del accidente de Ethiopian Air, lo que ha llevado a Boeing a asumir unos costes de 1.000 millones de dólares. El fabricante de aviones estadounidense no ha explicado por qué desactivó la función de alerta sin informar a sus los clientes.



Source link