El turismo de Sri Lanka, que representa el 5% del PIB del país, se ha desplomado por las cancelaciones de las reservas y los vuelos tras los atentados del Domingo de Pascua, que se saldaron con más de 250 muertos..

«Es un gran golpe para la economía, así como para la industria del turismo», ha afirmado este sábado el Presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena. «Para que la economía se desarrolle, es importante que el turismo vuelva a donde estaba antes de los ataques».

Las reservas hoteleras han sufrido una caída de hasta un 186% en comparación con el mismo periodo del año pasado, según un estudio realizado por la consultora de viajes ForwardKeys. Un descenso superior al cien por cien es sinónimo de que se están produciendo más cancelaciones que reservas.

El turismo se disparó en Sri Lanka –que cuenta con una costa de 1.600 kilómetros de longitud– tras el final de la guerra que enfrentó entre 1983 y 2009 a las Fuerzas Armadas con los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil y con la insurrección marxista.

Las políticas y medidas de seguridad serán decisivas para revivir la industria y fomentar el crecimiento económico, según el Fondo Monetario Internacional.

«No hay reservas. Ni esta semana, ni el mes que viene, incluso ni en octubre. Todas se han cancelado», ha dicho Samanmali Collone, una mujer que dirige un hotel en la localidad de Bentota. Además, ha reconocido que si continúa esta situación, tendrá que despedir a alguno de sus dieciséis empleados. «Hemos tenido problemas antes, pero esa situación es completamente diferente», ha lamentado.



Source link