Enagas y sus socios acaban de iniciar la operación comercial del Trans Adriatic Pipeline. Este nuevo gasoducto de 878 kilómetros permitirá la entrada de 10 bcm de gas procedentes de Azerbaiyán hasta diferentes mercados europeos, lo que supone una capacidad equivalente a la mitad del consumo de España.
El proyecto ha supuesto una inversión de 3.900 millones de euros que ha corrido a cargo del accionariado de TAP, compuesto del siguiente modo: BP (20%), SOCAR (20%), Snam (20%), Fluxys (19%), Enagás (16%) y Axpo (5%).
Cuatro años y medio después de la primera piedra en Tesalónica, el TAP recorre ya Grecia, Albania, el mar Adriático e Italia. El gasoducto es el tramo europeo del Southern Gas Corridor y cuenta con potencial para duplicar su capacidad hasta los 20 bcm/año, un extremo que los propietarios ya están testeando en el mercado desde el año pasado.
El TAP está compuesto por aproximadamente 55.000 tubos, con un peso total de 520.000 toneladas, que discurren desde una altitud de 2.100 metros en las montañas albanesas hasta una profundidad de 810 metros bajo el mar Adriático.
Para su puesta en operación se han necesitado más de 50 millones de horas de trabajo y cerca de 140 millones de kilómetros recorridos en vehículo sin que se haya producido ningún incidente relevante, lo que supone un récord en materia de seguridad a nivel mundial.
Luca Schieppati, Director General de TAP, afirma: «Lo que antes era una visión a largo plazo hoy se ha convertido en una realidad. Estoy muy orgulloso de este logro que ha sido posible, en primer lugar y ante todo, gracias a la dedicación y compromiso de nuestro equipo y el de todas las partes involucradas y a la confianza y el apoyo sólido e inquebrantable de nuestros accionistas, de todos los gobiernos y de la Unión Europea, así como de los proveedores y contratistas que han participado en el proyecto. Como nuevo operador del sistema (TSO), que sigue las mejores prácticas y normas del sector, TAP permite una doble función: por una parte, como ruta energética nueva, fiable y sostenible, y por otra parte, como fuente para el suministro de gas natural a millones de usuarios finales en Europa durante las próximas décadas».
Murad Heydarov, Presidente del Consejo de Administración de TAP, añade: «El Southern Gas Corridor es un proyecto pionero de transporte de gas natural desde Azerbaiyán a Europa y uno de los sistemas de transporte de energía más modernos y fiables disponibles en la actualidad. TAP es una pieza clave de los 3.500 km de recorrido del Southern Gas Corridor y combina ventajas estratégicas y comerciales. Esta infraestructura refuerza la seguridad de suministro de gas natural en Europa aportando una fuente de abastecimiento más y apoya los objetivos de la Unión Europea dirigidos a conseguir un mercado energético integrado y un mix energético sostenible, seguro y diversificado, lo que contribuye a la transición hacia energías más limpias».


Source link