«Un sector de la izquierda española estaba almacenando datos para generar un gran escándalo en torno a Juan Carlos I con el fin de fragilizar la estabilidad de Felipe VI», asegura Luis María Anson en una entrevista que este domingo publica La Razón. 
El periodista y consejero privado del rey emérito explica cómo todo se fraguó tras la cumbre iberoamericana de Chile en la que el entonces monarca le increpó el famoso «¿por qué no te callas?» a Hugo Chávez. «Todo nace de la irritación de un presidente de una república con cierto complejo de colonizado, un hombre con mucho dinero porque, por entonces, el petróleo estaba en muy buenas condiciones. Desgraciadamente eso ha repercutido de una manera lamentable en el conjunto de la opinión pública española y en la estabilidad de la nación», argumenta, en una reflexión tras los sucesos relativos a la Corona en la última semana, que han desembocado en una abrupta salida de Juan Carlos I del país. 
El objetivo de esta operación no es otro que «terminar con el sistema», en palabras del miembro de la Real Academia Española, quien lamenta que no se haya sabido «integrar» a Pablo Iglesias, actual vicepresidente del Gobierno, en la estructura política española. «Es un hombre muy inteligente y ha montado un tinglado», justifica. 
Para Anson, la salida del rey emérito se trata de un exilio en toda regla, muy lejos de la huida de la que ha sido acusado por los miembros del Gobierno pertenecientes a Unidas Podemos. Como solución para establecer un cortafuegos que controle una crisis de la monarquía en España, el veterano periodista no la encuentra acertada: «Ha creado en un sector de la opinión pública la idea de la culpabilidad de Don Juan Carlos en el momento en el que se va de España en estas circunstancias». «Don Juan Carlos se ha ido al exilio. Es una cosa muy lamentable, pero así es. Puede ser que sea un exilio corto y provisional, pero desde luego no ha huido ni es un prófugo de la Justicia. Responderá ante ella», ha incidido. 
El exdirector de La Razón y escritor insiste en que el monarca emérito no está siendo investigado ni ha sido acusado formalmente de nada por la justicia, al contrario del excomisario José Villarejo y su examante, la princesa Corinna, a la que tacha de «chantajista».» La historia colocará a Don Juan Carlos en su sitio, junto a Carlos I, Felipe II y Carlos III, y pasará por encima de chismorreos», pronostica. 
Ante las críticas por un viaje de Juan Carlos I rodeado de misterio, que ha disparado la especulación sobre dónde establecerá su residencia y si se tratará de un trayecto sin retorno, Luis María Anson justifica la ausencia total de información por motivos de seguridad hacia el nieto de Alfonso XIII. 
Anson admite que, aunque no ve que la salida de España del rey emérito sea el paso definitivo hacia un desmoronamiento de la monarquía en nuestro país, sí se apunta una difícil reconstrucción del sistema logrado en la Transición. Deposita sus esperanzas en el buen hacer del monarca actual, Felipe VI, aunque deja un aviso: «No depende solo de Felipe VI, tiene que haber un entorno que contribuya a ello». El afamado escritor considera que el hijo de Juan Carlos I es «un rey impecable», y apuesta por introducir en el mercado informativo «factores positivos» que ayuden a poner de relieve las ventajas de la institución monárquica. 

comentariosforum14WhatsAppFacebookTwitterLinkedin




Source link