El PSOE habría ganado las elecciones, según los primeros sondeos y estimaciones, pero con una mayoría insuficiente para gobernar, en una horquilla entre los 116 y los 121 escaños. Tras dar el ‘sorpasso’ a un PP que ve reducidos sus resultados a la mitad, el partido que dirige Pedro Sánchez necesitará a Unidas Podemos y los independentistas para formar Gobierno, lo cual sitúa a la política española en la misma encrucijada que motivó el adelanto electoral. Especial Elecciones Generales 2019.

Según las estimaciones, el Partido Socialista habría subido de los 85 escaños obtenidos en 2016 a un mínimo de 116, mientras se materializa la debacle del PP de Pablo Casado, que pasaría de los 137 escaños de las anteriores generales al entorno de los 70 de este 28-A.

También retrocede Unidas Podemos, de 71 a 42-45 escaños, mientras Ciudadanos ascendería de 32 a 48/49 escaños previstos. Vox, por su parte, irrumpe como quinta fuerza con un mínimo de 36 escaños en el Congreso, insuficientes para que la fórmula andaluza sume mayoría absoluta, al menos según los sondeos.

No obstante, el seno del Partido Socialista eligen la cautela. Creen que su formación está abocada a los pactos y lo que no se atreven a determinar es el orden y la prevalencia, sobre todo de cara a unas elecciones locales, autonómicas y europeas.

Comienzan las cábalas numéricas y el baile de pactos, con una fragmentación política que ha pasado la página del bipartidismo.

A las nueve y dieciocho de la noche, con el 11,98 de votos escrutados y un 73,39 por ciento de participación, el arco parlamentario queda de la siguiente manera: PSOE (128), PP (64), Cs (47), Unidas Podemos (30),Vox (22), otros (15). Con estos resultados, se acerca la posibilidad de un pacto PSOE con Ciudadanos.



Source link