Unas 2.700 personas han secundado este sábado el Acto XXVI de los «chalecos amarillos» en toda Francia, según el balance del Ministerio del Interior correspondientes a las 14.00 horas, lo que supone un descenso con respecto a los 3.600 participantes de hace siete días.

Una de las movilizaciones de mayor peso ha sido de nuevo la de París, con 600 asistentes, 400 menos que el sábado pasado, aunque también ha habido concentraciones en Lyon, Nantes y Montpellier con importantes números de participantes. Los «chalecos amarillos» han rechazado ya estas cifras.

En Nantes y Lyon la Policía ha empleado gas lacrimógeno contra manifestantes encapuchados que han actuado en las inmediaciones de una manifestación mayoritariamente pacífica. Los alborotadores han lanzado botellas y han roto escaparates en Nantes y en Lyon los agentes han empleado gas lacrimógeno para impedir el acceso a la plaza Bellecour.

Las movilizaciones de los ‘chalecos amarillos’ comenzaron en noviembre para protestar contra la subida de los impuestos al diésel y en diciembre alcanzaron su punto álgido con las protestas contra la represión de las manifestaciones hasta el punto que el presidente, Emmanuel Macron, anunció un paquete de medias económicas para mejorar las condiciones de vida de la clase media y trabajadora y con nuevas propuestas a través de su ‘Grand Débat’.

«El ‘Gran Débat’ es una cortina de humo. Hoy nos están gaseando», ha reprochado uno de los manifestantes, Mickael, de 43 años. «Pero no nos rendiremos. Sí. Hoy somos menos que al principio, pero cuando los demás vuelvan, seguiremos aquí y seguiremos enfadados», ha argumentado en declaraciones a Reuters.

A Macron le costará 17.000 millones de euros calmar a los «chalecos amarillos»



Source link