Desde que en 1919 se inaugurara el metro de Madrid, el ferrocarril suburbano se ha extendido a otras siete ciudades y no ha dejado de crecer en número de usuarios en los últimos años, hasta transportar a 106 millones de personas solo en febrero de este año, según el Instituto Nacional de Estadística.

Ante los comicios municipales del 26M, no faltan las promesas electorales para ampliar líneas, horarios o frecuencias de las infraestructuras existentes, mientras en ciudades como San Sebastián se suceden las protestas vecinales por la construcción de un metro que horada el centro de la ciudad.

Madrid

La primera ciudad española con metro y la decimocuarta del mundo. Cuenta con 293 kilómetros de vías y se sitúa así en el sexto puesto del «ránking» mundial, por delante de Tokio o Seúl. La demanda de viajeros se recupera lentamente tras la caída durante la crisis, con 657 millones en 2018. Este año celebra su centenario rodeado de polémica por la presencia de amianto en los vagones (con dos trabajadores fallecidos), el cierre de estaciones y las aglomeraciones.

Barcelona

El metro de la ciudad condal se inauguró poco después del de Madrid, en 1924, y comenzó con una sola línea norte-sur (conocida como Gran Metro). En 2018 transportó a 407 millones de viajeros. Este suburbano tampoco es ajeno a la polémica y al amianto: los trabajadores se están sometiendo a revisiones y, según la empresa, 25 han presentado problemas pleurales relacionados con ese material.

Valencia

Metrovalencia fue el primer suburbano inaugurado en democracia, en 1988. Cuenta con una gran infraestructura para una ciudad de ese tamaño, con 9 líneas (incluidas dos de tranvía) y 138 estaciones, una de ellas (Alameda) diseñada por el arquitecto Santiago Calatrava. En 2006 la tragedia marcó este transporte cuando se produjo el peor accidente de la historia del metro en España, el descarrilamiento de un vagón que provocó 43 muertos y 47 heridos.

Bilbao

Con casi 90 millones de viajeros en 2018, es la tercera red más usada en España. Se inauguró en 1997 y desde entonces se ha ido ampliando para conectar las principales poblaciones de la ría, el conocido como Gran Bilbao, que reúne a un millón de habitantes. El arquitecto británico Norman Foster se encargó de un diseño en el que llama la atención el hormigón visto de las estaciones.

Sevilla

Solo cuenta con una línea inaugurada en 2009, aunque el proyecto inicial preveía la construcción de cuatro. En 2018 vivió su récord de usuarios, con casi 17 millones de viajeros y un promedio de 46.400 diarios. El primer proyecto diseñado en los setenta quedó paralizado y las obras de la actual infraestructura no comenzaron hasta 2003, pero tuvieron también un tortuoso camino salpicado de incidentes y contratiempos.

Málaga

El segundo metro de Andalucía abrió sus instalaciones en 2014. Cuenta con dos líneas y 17 estaciones. En 2018 batió su récord con 6,3 millones de usuarios, 560.000 más que el año anterior. Se trata de la segunda ciudad en la que más crece el uso del metro, con un aumento anual del 10 %.

Palma de Mallorca

La ciudad balear fue la quinta con metro en España. Inaugurado en 2007, consta de dos líneas y 16 estaciones. Fue la red que tuvo el mayor incremento en viajeros el año pasado, al crecer un 17,8 %. En febrero de este año alcanzó los 103.000 viajeros mensuales.

Granada

Se trata del metro más moderno al haberse inaugurado en 2017, lo que convierte a Andalucía en la comunidad con más suburbanos. Cuenta con una única línea de 18 kilómetros y 22 estaciones, y en su primer año de actividad alcanzó los 10 millones de viajeros y una media de 30.000 diarios en las jornadas laborables.



Source link