El 3 de mayo de 2007 cambió la vida de los McCann para siempre. El matrimonio británico pasaba unos días de descanso en el Algarve portugués junto con sus tres hijos y unos amigos. Sin embargo, las vacaciones se convertirían en un infierno cuando la pequeña Madeleine desapareció hasta el día de hoy. 12 años después, aparece el rastro de un pedófilo como nuevo sospechoso.

Tal y como publican varios medios lusos, una nueva pista se abre en el horizonte de este caso, que desde Portugal no se da por marchito. La policía judicial del país vecino está centrada en investigar a un pedófilo extranjero, del que ya se tenía constancia de su posible conexión, que se habría encontrado en el país en el momento de los hechos.

Fue el 3 de mayo cuando los McCann, alojados junto con sus tres hijos en el Ocean Club de Praia da Luz, salieron a cenar con otro matrimonio a 60 metros de la habitación en la que Madeleine fue vista por última vez.

Por el momento, no han trascendido más detalles sobre esta nueva vía de luz, pero sí es obvio que la tesis del rapto vuelve a cobrar fuerza toda vez que se criminalizó a los padres de las pequeña Maddie, exculpados posteriormente por el Ministerio Público portugués.

Coincidiendo con el 12 aniversario, Kate y Gerry McCann han hecho pública una carta donde afloran sus sentimientos más sinceros para recordar a su hija. En ella aseguran que no cesarán en su empeño de seguir buscándola y que lo harán «el tiempo que sea necesario».

Es imposible poner en palabras cómo eso nos hace sentir. Tenemos consuelo y tranquilidad porque sabemos que la investigación continúa y que muchas personas en todo el mundo permanecen vigilantes. Gracias a los que nos siguen apoyando por su continua esperanza», finalizan.

En este mismo mes de mayo también, Maddie cumpliría 16 años.



Source link