El mercado se cansó de comprar con el rumor y vendió con el tuit. Y aunque finalmente parece que EEUU y China se sentarán a negociar esta semana pese a la patada a la silla dada por el presidente norteamericano este domingo, la renovada tensión comercial fue suficiente para que los parqués mundiales reaccionaran a la baja. Donald Trump amenazó el domingo en su red social favorita con elevar los aranceles a determinados productos chinos desde el 10 al 25% por valor de 200.000 millones de dólares como medida de presión, amagando con dinamitar un acuerdo que desde principios de abril se encontraba cerrado al 90%. Según informó Bloomberg, un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino aseguró que se mantiene la intención de Pekín de enviar a Washington a la delegación china que está llevando a cabo las conversaciones prevista para este miércoles, pero no especificó si acudirá el viceprimer ministro, Liu He.

«La guerra comercial será un golpe pasajero, pero contribuirá a que las bolsas empiecen a pararse de cara al segundo semestre», indican desde Bankinter. En concreto, excepto el índice español y el británico, el resto de Europa se anota alzas de doble dígito en 2019.

Niveles óptimos de compra

Por técnico, si finalmente se perdieran soportes clave, como los 3.410 puntos del Eurostoxx 50, de los que la bolsa europea cerró el lunes a un 1,3%, «se abriría la puerta a que tomara cuerpo la corrección que desde Ecotrader hemos insistido esperar antes de volver a au-mentar de un modo significativo la exposición a bolsa», apunta Joan Cabrero, director de estrategia de Ecotrader.

Para el experto, la zona idónea para subirse y reengancharse al movimiento alcista se encontraría en los 3.280 puntos del Eurostoxx 50 de los que estaríamos a un 5%. «Si miramos al otro lado del Atlántico los niveles a los que sugerimos aguardar antes de volver a comprar bolsa norteamericana se localizan en los 2.720 puntos del S&P 500», añade. El índice está a cerca de un 7% de este nivel.

La volatilidad da el primer aviso y sube un 35% desde el viernes

La inesperada decisión de EEUU de imponer nuevos aranceles a China cuando parecía que se acercaba el esperado acuerdo comercial revolucionó los mercados, y el conocido como ‘índice del miedo’, el Vix, que mide la volatilidad de las opciones sobre el índice S&P 500, subió desde la sesión del viernes pasado alrededor de un 35%. El indicador regresa a los niveles de finales de enero, semanas después de que alcanzara su máximo anual el 24 de diciembre, coincidiendo con los mínimos que tocó el selectivo americano en los 2.351,40 puntos. Históricamente, la volatilidad media anotada por el Vix se encuentra en los 20 puntos, y en la actualidad, está en el entorno de los 17 puntos, aún a más de un 100% de los 36 que marcó en la sesión de Nochebuena. Desde los mínimos de 2019 que alcanzó en abril, con el mercado instalado en niveles de complacencia similares a los de la corrección del último trimestre de 2018, el Vix ha rebotado más de un 40%.

La reacción de bolsas asiáticas y europeas

La reacción de los principales índices asiáticos no se hizo esperar ante los tuits de Trump y la bolsa de Shanghai sufrió su mayor descenso en tres años con una caída del 5,6%, el Han Seng de Hong Kong cedió un 3% y sólo se salvó el Nikkei de Tokio, cerrado por festivo en Japón. Un correctivo que se trasladó en la apertura a Europa con caídas que llegaron a alcanzar el 2%, pero que se fueron atenuando a lo largo de la sesión a medida que los datos macro y los resultados empresariales suavizaron las pérdidas.

Así, el mayor retroceso fue para el selectivo italiano, que se dejó un 1,6%, seguido del Dax alemán y el Cac francés -los índices más penalizados por la disputa comercial por su carácter exportador y por el peso de la automovilísticas-, que perdieron en torno a un 1,1%. La plaza española, que se dejó un 0,8%, fue la menos bajista del Viejo Continente, y la bolsa de Londres también estuvo cerrada por festivo. Al otro lado del Atlántico, los principales indicadores de Wall Street se dejaban a media sesión en torno a un 1%.

¿Temor a una recesión?

El escenario de mercado había variado sustancialmente respecto a cómo acabó 2018, cuando se agudizaron los síntomas de ralentización económica y los indicadores alertaban de un riesgo de recesión del 60%. Cinco meses después y apoyado en los resultados empresariales y en unos datos macro mejor de lo esperados en enero, el mercado ya había puesto en precio la paz comercial. Pero ante este giro de guión, los analistas auguran una oleada bajista si las negociaciones no se reconducen.

Goldman Sachs ve en un 40% la probabilidad de que EEUU suba aranceles a China este viernes. En opinión de Yves Bonzon, director de inversiones de Julius Baer, «la incertidumbre en torno a las intenciones del presidente Trump con este anuncio presenta un escenario de potenciales caídas en los mercados estadounidense y chino, que podría incluso derivar en una recesión en EEUU el próximo invierno». No obtante, puntualiza el experto, «si ambas partes alcanzan un acuerdo en sus negociaciones esta semana, ambos mercados volverían a retomar sus cifras más altas alcanzadas recientemente».

Para Hernando Lacave, de Dif Broker, «Trump se enfrentará a una reelección en 2020, y le compensa retrasar el acuerdo para llegar a las elecciones con una firma en el aire que dependerá de su reelección, o bien un éxito recientemente firmado. Por el lado chino, parece que la macro de los últimos días comienza a mostrar resultados de los recientes estímulos y, además, tienen margen suficiente para seguir estimulando a su economía interna», añade.



Source link