Petróleos Mexicanos (Pemex) abre la puerta a la inversión privada en refinación con un contrato por 3 mil 54.8 millones de dólares.
En un esquema de participación con privados, su filial Pemex Transformación Industrial (Pemex TRI) pretende concluir y poner a operar la Planta de Coquización Retardada de la refinería de Tula, cuyas obras se suspendieron desde junio de 2016 por limitaciones presupuestarias.
La estrategia quiere aprovechar las inversiones de mil 97.5 millones de dólares en los trabajos ejecutados hasta ahora y con nueva infraestructura, la planta, “con el mismo volumen de procesamiento de crudo —240 mil barriles diarios— incremente la producción de gasolina y diesel en 32% y 92%. El 100% del diesel producido será de calidad Ultra Bajo Contenido de Azufre (UBA)”.
Es decir, con esta planta Pemex pondrá en el mercado 26.86 mil de barriles más de gasolinas y 38.58 mil barriles más de diesel 36 meses después de que reactiven los trabajos.
También lee: Detectan dos ordeñas de ductos de Pemex en Tultepec
Además, de acuerdo con el caso de negocio Planta de Coquización Retardada en la Refinería Miguel Hidalgo, en Tula, Hidalgo, presentado al Consejo de Administración de Pemex en los primeros días de este mes y obtenida por EL UNIVERSAL, se obtendría un beneficio adicional para que la refinería de Tula procese hasta 25 mil barriles diarios de combustóleo producido en la refinería de Salamanca.
El ambicioso proyecto cuyo costo total asciende a 4 mil 152.3 millones de dólares, de los cuales mil 97.5 millones ya fueron ejecutados, plantea que sea la iniciativa privada la que aporte los restantes 3 mil 54.8 millones que “ayudarán a fortalecer el aprovechamiento de crudos pesados, transformando una tercera parte del producto actual de la refinería de Tula en bienes de alto valor, alineando la tendencia a la producción de combustibles más limpios”.

El proyecto incluye concluir la construcción de la planta de coquización retardada, una nueva planta hidrotratadora de naftas de coquización, una nueva planta hidrotratadora de diesel, generación de hidrógeno, recuperación de azufre, tratamiento de aguas amargas, regeneración de aminas, servicios auxiliares y su integración a la refinería, así como la rehabilitación y modernización de ocho plantas existentes, necesarias para la integración y procesamiento de corrientes a ser producidas por la planta de coquización.

Esquema de financiamiento
Los esquemas de financiamiento que se evalúan están en el rubro de “asociaciones y alianzas estratégicas”, pues requerirá inversión privada.
También lee: No cesa huachicoleo en Pemex: mantienen promedio de tomas ilegales
Se consideran dos escenarios:
A través de las áreas de finanzas, Pemex obtiene el financiamiento para hacer frente a la inversión remanente, bajo el esquema de pago diferido a partir de la fecha en que el proyecto empiece a operar.
Y, a través de la empresa que realice la obra, este mecanismo requeriría generar un registro contable independiente al que se le aporten los beneficios del proyecto y desde el que se realice el pago a la contratista, o la inclusión de una figura tipo fideicomiso o filial que recoja los beneficios del proyecto, y efectúe el pago al contratista y entregar los beneficios remanentes a Pemex Transformación Industrial.
También lee: Personal de Pemex participa en hackeos y huachicoleo
El documento añade que es necesaria una evaluación conjunta entre las áreas de Planeación y Finanzas con el apoyo de la Auditoría Interna para determinar el mecanismo más apropiado para financiar el proyecto dadas las condiciones actuales.
Pemex prevé un proceso para identificar y seleccionar a los privados para este esquema de asociación o alianza con las siguientes características: capacidades, costo, disponibilidad y condiciones para el pago del financiamiento; distribución de riesgos, y que no exista impedimento legal para el otorgamiento de capital, como conflicto de interés, inhabilitaciones, juicios o controversias pendientes. 


Source link