[email protected]

En los primeros meses del año aumentó la subvaluación de productos textiles, prendas de vestir y calzado, que a través de esa modalidad de contrabando se importan al país declarando en aduanas un valor por debajo de su precio de mercado, denunciaron representantes de esas industrias.

A pesar de esa tendencia, hasta el momento no se han visto acciones claras por parte del gobierno con la finalidad de mitigar esa problemática, dijo el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil (Canaintex), José Cohen.

“Hay un incremento de la subvaluación, que en marzo tuvo récord histórico de 37% en productos terminados, 38% en tejidos planos y 32% en tejidos de punto”, aseguró.

Para el líder de la cámara, el gran problema es que la administración actual les dijo que se atendería el asunto, pero al contrario, la cifra de subvaluación va al alza.

Aunque la autoridad mexicana acordó que en mayo se instalaría la mesa para abordar la subvaluación, el contrabando y las prácticas ilegales, de acuerdo con la Canaintex y la Cámara de la Industria del Calzado del Estado de Guanajuato (CICEG), será hasta la próxima semana cuando se lleve a cabo el encuentro entre la iniciativa privada y el gobierno.

Además, se ha registrado una contracción del mercado interno y aproximadamente 80% de los afiliados de la industria “me han reportado algún tipo de recorte, mientras que 20% está en paros técnicos”, detalló José Cohen.

Las dificultades para la industria textil siguen en aumento porque con el Acuerdo Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, mejor conocido como TPP-11 o CPTPP (por sus siglas en inglés) se permite que países competidores como Vietnam utilicen insumos chinos para fabricar sus prendas de vestir, lo que impacta negativamente a los industriales mexicanos.

Por su parte, el presidente ejecutivo de la CICEG, Alejandro Gómez Tamez, comentó que 45% de todas las importaciones fueron subvaluadas: “La industria del calzado está en un verdadero problema recesivo. Esta administración no ha sabido mitigar el problema”.

La industria atraviesa por momentos difíciles porque las importaciones de zapato aumentaron 10% y “el actual gobierno no ha sabido apoyar a las empresas nacionales para frenar las importaciones de producto subvaluado”, añadió.

Para Gómez Tamez, el panorama para la industria del zapato no es favorable: “La situación de la industria en general es complicada, porque en el primer trimestre cayó 5%, lo que acumula tres trimestres con caída del PIB, y eso muestra que está en recesión”.

Sin embargo, comentó que en términos de la producción hay un crecimiento a pesar de la caída del PIB. El problema es que los precios se mantienen estancados y se deben vender más pares de zapatos para enfrentar el aumento de los costos de producción, el alza salarial y pagar el incremento de los insumos.

Con todo ello, reiteró, “la industria del calzado está en un verdadero problema recesivo”, pero será hasta la tercera semana de junio cuando se dé seguimiento a estos problemas como parte de la mesa de trabajo del combate a la ilegalidad que se instalará con el gobierno.



Source link