[email protected]

La propuesta en el paquete fiscal 2020 para evitar la evasión a través de la subcontratación laboral debe ser más extensa para abarcar también al outsourcing malo, consideró el socio de impuestos indirectos de la firma EY, Ricardo Delgado.

Advirtió que el nuevo esquema propuesto generará un saldo a favor para la empresa de subcontratación de personal que implicará la devolución de impuestos.

En entrevista con EL UNIVERSAL, aseguró que no representa una buena medida para atacar la economía informal, por el contrario, castigará a las empresas cautivas.

“Su ámbito de aplicación debería ser más amplio si realmente se quiere atacar a todo el outsourcing”.

En el paquete fiscal 2020 se pone a consideración del Congreso que a partir del próximo año las compañías y personas físicas con actividad empresarial que recurran a esta alternativa de subcontratación laboral calculen, retengan y enteren al fisco el IVA que les trasladen.

Lo anterior, porque que se ha observado que el outsourcing no cumple con enterar al fisco el IVA trasladado, mientras que las empresas que contratan este servicio acreditan el gravamen, con lo cual se está afectando al erario federal.

Delgado hizo ver que así como está redactada la iniciativa se regula a la figura de subcontratación laboral en términos de la Ley Federal del Trabajo, pero hay otros esquemas en los que hay suministro de personal y no necesariamente una subcontratación en términos de la ley.

Explicó que para caer en el supuesto de subcontratación laboral hay ciertos requisitos en la ley, y muchas veces la relación que se tiene con este outsourcing malo incumple con uno de estos, y se puede incurrir en salir de esa figura. Así, se tendrá que revisar caso por caso para ver si se cumple ese supuesto.

Estimó que la propuesta tendrá un impacto temporal en la recaudación, porque el monto no se va a modificar y solamente se van a generar devoluciones de impuestos: “No es una medida efectiva porque tendrá un efecto temporal en la recaudación, por lo que será lo mismo”.

Como ejemplo expuso el caso de un grupo de empresas en las que hay una prestadora de servicios y una operativa; ambas tienen una relación de subcontratación.

Actualmente, la primera le pagará el IVA a la outsourcing para que lo entregue al SAT, y por ser empresas del mismo grupo las dos cumplen. Con el cambio propuesto, se obliga a la firma a que retenga el IVA y lo entere al SAT.

Mientras que a la outsourcing como prestadora del servicio, lo que sucederá es que va a generar un saldo a favor del IVA.


Source link